Por Juan Oscar Garzón Díaz – CPC 10219 de ASESCO –
Presidente de AEN (Asociación Europea de Neurocoherencia)

Hoy quiero compartir con vosotros la primera Ley Sistémica y como puede afectar a tu vida cuando es vulnerada. Esta ley es la de PERTENENCIA y manifiesta que toda persona que llegan a un sistema tienen de pleno derecho su lugar y por tanto pertenecen a dicho sistema.
(Entendiendo sistema como: la unión de un grupo de personas que se unen para un objetivo común ya sea empresa, familia, grupo de amigos, etc.)

Te pongo un ejemplo para entenderlo: imagina que en tus años de estudiante a la hora que el profesor pasara lista y nombrara a todos tus compañeros que a ti no te mencionase y esto un día tras otro y así durante meses ¿cómo te sentirías? ¿jugarías igual en el recreo? ¿te relacionarías con tus compañeros? Lo mas normal seria que te sintieras raro y desplazado.

Es evidente que el primer sistema al que pertenecemos es a la familia de origen y esto puede alterar esta ley por varios motivos entre otros:

  • Por no haber sido deseado o intento de aborto.
  • Por una memoria transgeneracional que tienes con un antepasado y con el que mantienes una vinculación (eres doble suyo) y por algún motivo ej. fue una vergüenza en la familia por que hizo algo fuera de las normas del clan y se le trato de echar de la familia “que no pertenezca”
  • Un hijo ilegitimo que se trato de ocultar para que no manchara el nombre de la familia, etc.

Y esto tiene una repercusión en el día a día, suelen ser personas que:

  • Se auto sabotean para no relacionarse desde su verdadero ser (haciendo cosas por los demás que a ellos no les apetece hacer)
  • Personas muy influenciadas por el que dirán.
  • Les cuesta mucho tomar decisiones propias.
  • Que por muy acompañadas que estén se sienten muy solas.
  • Sienten que los demás les desplazan.
  • Les cuesta mucho ponerse objetivos.
  • Cuando consiguen algún logro apenas les dura y creen que ha sido por casualidad.
  • Sienten que están viviendo la vida de otro y no la suya.
  • Les cuenta que el dinero se quede o sienten que no se lo merecen.
  • Una sensación de continua insatisfacción y falta de entusiasmo
  • Falta de vitalidad y de tomar las riendas de su vida.
  • Etc.

En definitiva, no se sienten dueños de sus vida ni de que puedan hacer nada para conseguirlo, es uno de los programas inconscientes mas destructivos ya que tienen la sensación inconsciente de fondo en sus vidas que no pertenecen y que la felicidad no les corresponde a ellos.

Es imprescindible el detectar este programa para integrarlo en tu vida siendo consciente de que por ley y por supuesto también sistémica tienes tu sitio de pleno derecho. Al reconocer este programa y su origen en la historia de la familia a través del estudio de tu árbol te lleva a integrar esta información y así poder transcenderla pudiendo colocarte en tu lugar, comenzando, por fin, a vivir tu vida dejando que te sorprenda y tomando las riendas de tu destino, apostando por obtener lo mejor de ti y ofrecérselo al mundo, recogiendo los frutos que te mereces.

www.neurocoherencia.com