Vaya por delante que ahora no pretendo redactar lo que deberá ocupar con extensión y detalle la parte final del libro que estoy escribiendo sobre Marathon-15%, mi último proyecto deportivo y profesional, pero a pocos días de haber conseguido un récord mundial no me resisto a trasladar lo que de todo esto ahora siento como más principal. ¿Y que puede ser más principal en cualquier logro que la satisfacción…? La satisfacción, no del logro mismo, sino de lo realizado para conseguirlo, sin duda lo único que explica lo que en la vida nos lleva a triunfar.

Completar un maratón (42,195 m.) con una pendiente constante del 15% para ascender 6.233 metros en menos de 500 minutos y así establecer una mejor marca mundial de desnivel positivo no es algo que pueda explicarse, en mi caso, por el talento natural (nací en 1961) sino por cuarenta años ininterrumpida y felizmente entregados al deporte y nueve largos meses de planificada y férrea preparación, sin ninguna duda ni concesión, que me han permitido optar a algo que, con sinceridad, ni yo mismo hace un año soñaba alcanzar: un récord mundial.

Y todo ello con un solo propósito, el de demostrar con el ejemplo lo que tan fácil es de predicar pero tan difícil de practicar. Con la intención de validar el esfuerzo como único camino que conduce al desarrollo personal aun sin garantías de resultado final. Con la aspiración de servir de estímulo e inspiración a cuantos buscan atajos a una vida que, tan solo para unos o tan mucho para otros, nos pide coraje y dedicación. Con la voluntad de defender la misma voluntad como hecho diferencial. Así he querido construir Marathon-15%, de ladrillos de tesón y muros de ilusión, de ganas de demostrar que solo hay un verdadero condicionamiento y es el mental, de agradecimiento de todo corazón a quienes me han apoyado y también a los que no, pues de todos he aprendido lo que es y no es el favor. Y al fin de todo puedo asegurar que, aunque a uno solo haya podido ayudar, me doy por recompensado pues ya somos dos y eso es mucho más de lo inicial.

Si hoy puedo proclamar que… ¡LO CONSEGUÍ…!, mañana ya no lo repetiré pues mi vida tendré que continuar…

Saludos de Antonio J. Alonso

Antonio J. Alonso Sampedro

Business Coach

Alonso-BUSINESS COACHING

http://www.alonso-businesscoaching.es/
http://www.alonso-businesscoaching.es/blog/

Coach Profesional Senior