La fama tiene eso que te permite jugar la vida en una división de honor, cuyas reglas difieren de las del resto de los anónimos para los que la cuesta siempre se presenta peor. Yo no soy famoso y por ello me he convertido en un escalador.

Hace ya algún tiempo, participando en las tandas clasificatorias para el gran premio de motociclismo de Assen, se cayó de la moto Jorge Lorenzo, fracturándose una clavícula que ese mismo día se operó con la intención consumada de correr la prueba dos después. Una vez más, los medios de comunicación titularon de superhombre a alguien que, de serlo, es seguro no está solo en esto de sobreponerse a las adversidades, aunque solo a él se le conozca y reconozca.

No voy a detallar más aquello que puede consultarse pormenorizadamente en el artículo “Mis 15 días en Agosto”, que relata e ilustra mi accidentado viaje en moto del verano de 2.011 cuando en Suiza me fracturé una clavícula, lesión que me acompañó en mi soledad viajera a lo largo de 5.000 kms. por carreteras europeas y sin mediar operación reparadora alguna ni asistencia médica posterior. Todo, movido por una musical ilusión.

Sinceramente, pese a multiplicar por muchos los días de dolor, sufrimiento y desamparo y además doblar en edad a Jorge Lorenzo, yo no me considero un superhombre y además parece que los demás tampoco de mí lo piensan. Es curioso, pero en aquellas ocasiones en las que en círculos de conocidos he tratado de comparar ambas situaciones, normalmente he salido perdedor de una contienda que nunca busco pues soy conocedor de la desigualdad valorativa existente. Para la mayoría, resultan más meritorios los 45 minutos de carrera de un piloto lesionado y reparado que mis larguísimos 12 días viajeros dolorosamente fracturado.

Es evidente que no se puede competir con la fama, que siempre establece filias “sobredimensionadoras” de los éxitos y dispensadoras de los fracasos para aquellos que la tienen y viceversa para los que la carecen. Esta ineludible realidad obliga a quienes jugamos en una división menor al esfuerzo de un mayor merecimiento, que deberemos saber aceptar como parte de las reglas de un juego que siempre nos reta a subir de escalón.

Pretender progresar en la vida y olvidar que esta no suele presentar las mismas oportunidades para todos es la mejor forma de ausentarse de una realidad que ahora mismo no podemos rápidamente solventar, aunque si denunciar y tratar de reparar. Sin ser famoso también se puede anónimamente triunfar y para ello creo que el adecuarse fluida y dignamente a las circunstancias es el secreto para ganar…

Saludos de Antonio J. Alonso

Antonio J. Alonso Sampedro

Business Coach

Alonso-BUSINESS COACHING

http://www.alonso-businesscoaching.es/
http://www.alonso-businesscoaching.es/blog/

Coach Profesional Senior