El próximo Noviembre se celebrará una nueva edición del Maratón Popular de Valencia, el más afamado hoy en España. La mayoría de los animosos espectadores congregados en la línea de meta manifestarán su admiración por la Fuerza de Voluntad de los participantes que la cruzarán, aunque estos ciertamente saben que la clave de su éxito es otra, tanto sea para correr los míticos 42,195 km. como para cualquier tarea exigente que en su vida se propongan alcanzar.

Llevo más de cuarenta años practicando deporte a diario y hace años rebasé los 75.000 Kilómetros… recorridos. Es indudable que ni yo ni nadie puede sostener el peso de una tarea en el tiempo que requiera de un esfuerzo continuado durante decenios a base de Fuerza de Voluntad pues esta, a semejanza del arco, solo aprovecha para dar el impulso a la flecha pero no para mantener su velocidad.

No nos equivoquemos: la Fuerza de Voluntad sirve para comenzar pero no para continuar y en esta vida no triunfa el que mucho inicia sino el que todo o casi todo logra terminar. Finalizar lo principiado no es cosa de mayor o menor voluntad sino fundamentalmente de capacidad de Persistencia, sin duda esa gran competencia oscura y silente que es ya probado se encuentra en la clave de la explicación de todo éxito que merezca la pena intentar.

La Persistencia, ejemplificando, es lo que nos permite mantener el pie en el acelerador de nuestro vehículo para que este, tras el arranque, no se detenga. Y mantener el pie en el acelerador será siempre menos esforzado que andar soltándolo y presionándolo constantemente. Tan es así que, lo que aceptablemente soportamos después de dos horas de conducción por carretera, nos agota rápidamente de acontecer en ciudad.

Entonces, dado el significativo valor de la Persistencia en nuestra vida… ¿cómo la podríamos mejorar? Pues desde luego no solo con proponérselo, puesto que no hay mayor error que buscar soluciones únicas y generales a cuestiones amplias y multidisciplinares. La Persistencia es una entelequia, por lo que no es posible mejorarla en si misma sino solo en su aplicabilidad, es decir, en aquellas situaciones que precisan de ella. Siendo entonces esto así… ¿cuál puede ser la herramienta que nos pueda permitir ser constantes en cada hacer diferente sin sentir el agotador peso del esfuerzo continuado? Pues indudablemente… los Hábitos, la más efectiva palanca de transmisión de la Persistencia al ser particularizables en función de los requerimientos de cada situación o tarea y además no llegan a cansar ya que, una vez instalados en la costumbre, no precisan de ninguna atención al ejercer de manera automática en nuestro actuar.

En mis quince años de dedicación profesional como Business Coach, puedo asegurar que no he encontrado una fórmula de entrenamiento proactivo para mis clientes más eficiente que la que incluye la incorporación de Hábitos como grandes catalizadores de los procesos de cambio hacia la mejora personal. Hay quienes equivocadamente todavía consideran que el cambio es una cuestión básicamente de Fuerza de Voluntad, cuando realmente lo es de Persistencia instrumentalizada en Hábitos, ya que es bien probado que nunca cambiaremos por impulsos sino por lograr garantizar el mantenimiento de los mismos sin cejar.

Quienes en Noviembre próximo finalicen el Maratón de Valencia lo conseguirán por haber incorporado, meses o años antes, el Hábito de correr casi todos los días. Afortunadamente yo también cuento con ese Hábito y pese a ser consciente del esfuerzo que ahora mismo me espera, a estas horas ya estoy deseando salir a entrenar…

Saludos de Antonio J. Alonso Sampedro

Antonio J. Alonso Sampedro

Business Coach

Alonso-BUSINESS COACHING

http://www.alonso-businesscoaching.es/
http://www.alonso-businesscoaching.es/blog/

Coach Profesional Senior