Desde hace más de dos décadas y sin que muchos nos hayamos enterado, parece ser que los 1º de Abril se celebra el Día Internacional de la Diversión en el Trabajo, festividad paradójica donde las haya si analizamos detenida y pormenorizadamente ese título tan peculiar:

  • Día: ya empezamos mal, cuando de los 365 anuales menos los de las vacaciones, solo nos acordamos de uno de ellos.
  • Internacional: desconozco qué pensarán los garimpeiros brasileños o muchos de los resignados chinos que todavía realizan trabajos de ídem.
  • Diversión: lo primero que deberemos acordar es lo que realmente se entiende por eso tan particular que podemos llamar… divertirse en el Trabajo.
  • Trabajo: su definición inequívocamente nos señala que es aquello que implica un esfuerzo al que con normalidad se le asigna una contraprestación económica.

Así las cosas es hora ya de desmitificar a tantos consultores de salón y gurús de pacotilla, quienes pertrechados de una ilusionista brocha chorreante de pintura rosa se afanan en colorear siempre del tono equivocado la realidad. Jugar con los sueños de las personas prometiendo baldías entelequias es la peor traición que se pueda cometer a la honestidad profesional. Aclaremos las cosas: trabajar difícilmente podrá ser realmente divertido mientras sea económicamente necesario para desarrollar una vida normal, pues la devoción constantemente colisionará con la obligación tal y como le ocurre a la mayoría de la sociedad.

Además, trabajar es como montar en bicicleta, actividad a la que no podemos pedir siempre que divertidamente se desarrolle cuesta abajo si lo que pretendemos es a casa retornar. Solo encuentran divertido practicar el ciclismo aquellos que son conscientes que para bajar hay que subir primero y que tras todo esfuerzo se esconde un placer particular.

El Trabajo, en definitiva, no es una cuestión de adolescente diversión que generosamente debe propiciar nuestra empresa o demás compañeros, sino esa oportunidad que tiene cada cual para demostrarse su valía sin más estímulo externo que el sincero y recompensador autocompromiso de la realización personal…

Saludos de Antonio J. Alonso Sampedro

Antonio J. Alonso Sampedro

Business Coach

Alonso-BUSINESS COACHING

http://www.alonso-businesscoaching.es/
http://www.alonso-businesscoaching.es/blog/

Coach Profesional Senior