Antes de serlo hay que parecerlo