En la sociedad moderna se ha desarrollado una interdependencia tal, con los fármacos que los Gobiernos se alarman por el gasto que supone.

Sin embargo la salud es equilibrio. Cuando ese equilibrio se rompe aparece la enfermedad, y entonces hay que ir a las soluciones drásticas, como es la aplicación de fármacos.

La medicina Holistica, parte de la premisa de conservar el equilibrio para mantener la salud. Hay muchos componentes distintos: Oligoelementos, vitaminas, alimentos, estiramientos corporales, iones negativos, etc. Etc. Que intervienen en sujetar ese equilibrio.

Los programas de Naturopatía en sus distintas especialidades tratan de informarnos para que seamos gestores de nuestra propia salud.

El Coah puede hacer justamente hincapié en estos aspectos y acompañar a la persona para que recupere sus componentes de la salud.

El cuerpo humano es un sistema con un nivel increíble de coordinación física y bioquímica.

Sin embargo, estos procesos son alterados por lo que hacemos conscientemente, por lo que pensamos, sentimos o reaccionamos. Nuestros pensamientos y emociones pertenecen al grupo de factores que pueden catalizar procesos de salud. Hay que recordar que salud es algo más que ausencia de dolor. La persona auténticamente sana es la que tiene ilusión por las cosas. Es creativa, alegre y con deseos de vivir. Si la tristeza y la desilusión se asientan en nuestro interior , habremos comenzado el camino hacia el deterioro.

Si esto es así, dado el sello dinámico y dual de todos los procesos, quiere decir que al revés también funciona. Es decir, nuestros pensamientos y reacciones pueden inducir al equilibrio del sistema y reparar un funcionamiento deficiente.

En todo este proceso tenemos que recuperar a nuestro gran aliado: EL CORAZÓN

NUNCA ES TARDE PARA EL CAMBIO Y RECUPERACIÓN DE LA SALUD

En la actualidad muchos científicos niegan el confinamiento de la inteligencia en la materia gris del cráneo humano, y por ello ahora oímos hablar de la inteligencia celular, del sistema nervioso, del sistema inmunológico y del ADN.

Ahora se sabe que también existe un cerebro en el corazón con un sofisticado sistema nervioso intrínseco que afecta de manera profunda las funciones del corazón y del cerebro.

Este es el cerebro que gestiona las emociones, y nos proporciona, por tanto, inteligencia emocional.

La coherencia cardiaca es un término que se usa para describir el sistema cardiovascular de una persona cuando los sistemas eléctricos y mecánicos del corazón se sincronizan y son eficientes.

Estar en coherencia cardíaca significa que gastamos menos energía para mantenernos sanos, desperdiciamos menos energía en pensamientos y reacciones ineficientes y nuestro cuerpo no necesita esforzarse por mantenernos concentrados o productivos.

La coherencia es un estado progresivo, mientras más creamos, más tenemos en reserva, y más crece la seguridad en uno mismo.

Dentro de las MEJORAS que se experimentan, destacamos:

18% MENOS DE ANSIEDAD

26% MENOS DE DESGASTE

20% MENOS AGRESIVIDAD

32% DE AUMENTO EN SATISFACCIÓN

56% MENOS INSOMNIO

31% MENOS PALPITACIONES

27% MENOS DOLORES DE CABEZA

33% MENOS DE AMARGURA

30% MENOS TEMBLORES DE ESTRÉS

Un buen entrenamiento nos ayudará a lograr estas mejoras y a sentirnos satisfechos con nosotros mismos, al haber participado activamente en la recuperación de nuestra salud, en lugar de dejar que alguien ajeno a nosotros cargue con la responsabilidad de devolvernos nuestro bien estar.