El Coaching

coachingEl Coaching profesional es un proceso de entrenamiento personalizado y confidencial mediante un gran conjunto de herramientas que ayudan a cubrir el vacío existente entre donde una persona está ahora y donde se desea estar.

En la relación de Coaching el coach ayuda al desarrollo personal elevando la conciencia, generando responsabilidad y construyendo auto confianza.

El coaching es una técnica relativamente nueva ya que se podrían relacionar pensamientos de filósofos como Sócrates y Platón.Desde principios de los ochenta se implantó en EE.UU., paulatinamente se fue implantando en Japón y diversos países Europeos y en la actualidad se esta implantando con gran empuje en toda Hispano América.

Es el arte para que la personas consigan lo mejor de si mismas en todo aquello que deseen, mediante una relación continuada, se requiere un alto nivel de entrega y energía por ambas partes, pero bien es cierto que el trabajo duro proporciona grandes satisfacciones.

El coaching no es ninguna terapia ni proceso curativo de nada.No se trata de ningún asesoramiento psicológico.

El coaching es una disciplina nueva que nos acerca al logro de objetivos permitiéndonos desarrollarnos personal y profesionalmente. Es una competencia que te ayuda a pensar diferente, a mejorar las comunicaciones que mantienes y profundizar en ti mismo.

Se podría decir que el coaching es el arte de trabajar con los demás para que ellos obtengan resultados fuera de lo común y mejoren su actuación. Es una actividad que genera nuevas posibilidades para la acción y permite resultados extraordinarios en el desempeño.

Otra forma de definir al coaching es como de una alianza entre Coach y cliente, es un acuerdo entre las partes, donde se establecen los objetivos a alcanzar, la forma de llevar adelante el programa, la agenda de trabajo y la evaluación de los resultados que el “asistido” va alcanzando.

Y se puede realizar mediante contacto directo, al teléfono y/o por e-mail.

El coaching es mucho más que una herramienta para la gestión, es un modo de ser y de hacer cotidianamente. Lo que lo convierte en una herramienta genial en la gestión de empresas y una herramienta de valor incalculable en el desarrollo personal para obtener metas tanto personales como profesionales.

Pregunte a cualquier persona que lo haya experimentado y te dirán cosas como;

“Me ha traído satisfacción personal y éxito. Un gran sentimiento de haber conseguido cosas que casi no podía imaginarme sin el apoyo de un Coach. Mas energía en mi vida y con ganas de moverme hacia adelante de forma positiva y con un propósito en mi camino.”

Los beneficios se hacen visibles y tangibles cuando el cliente profundiza en sus situaciones personales, mejora sus relaciones, descubre talentos que tenia escondidos, arranca con nuevas carreras apasionantes, se libran de cosas y lazos que les atan y les impiden progresar tanto en sus vidas personales como profesionales.

También podemos definirlo como una profesión que consiste en acompañar a personas o grupos en la misión de alcanzar sus objetivos, y más a largo plazo, al éxito en su evolución personal , profesional y corporativo.

Hoy en día, su practica es accesible y aconsejable a todas las personas que deseen obtener mejores rendimientos en aspectos tanto personales como profesionales.

El coaching no atiende patologías ni enfermedades.

En el coaching tenemos clientes, en terapia pacientes.

Tienen objetivos diferentes y se emplean técnicas y recursos diferentes.

Por lo general las personas acuden a la terapia para profundizar en algunos temas y al Coach para moverse hacia sus objetivos y metas.

Un Coach acompaña a su cliente en el diseño de futuro sin que el pasado limite al desarrollo.

El Coach trabaja pasando temas rápidamente, avanzando, no profundiza en ellos.

En terapia de analiza el ¿por qué? de las cosas, en el Coaching se trabaja en el ¿Por qué no?. Incluso en el ¿Para qué? de lo que quiere el cliente.

En el Coaching generalmente trabajamos hacia el futuro que quiere ser diseñado por el cliente modificando el presente, la terapia suele comenzar por el pasado.

La terapia se enfoca en lo que está mal mientras el Coach se enfoca en lo que se puede mejorar y desarrollar.

El Coaching se centra en lo que deseas y es posible para tí, no se centra en lo que te pasó.

Un Coach trabaja exclusivamente en objetivos y metas don el cliente está comprometido.

Una terapia psicoanalítica puede llevarte años, el Coaching puede durar sólo unas sesiones.

- más información: Coaching: ¿para quién y para qué?