Consecuencias positivas de dar lo mejor de uno mismo

  • Enviado por: ASESCO

El pasado 3 de marzo viajé a Dublín a ver un concierto de Elvis Presley en directo.  Éramos más de 5.000 personas de todas las edades, la mayoría por encima de los 40, y muchísimos de 60-65 años (sus primeros fans quinceañeros), los que acudimos al concierto, y cantamos y vibramos con las 34 canciones del show. Personalmente era algo que deseaba hacer desde que lo descubrí con 14 años, y ésta fue mi oportunidad de “afilar el hacha”.
El montaje es sencillo y espectacular:  tres pantallas gigantes sobre el escenario con imágenes de Elvis cantando íntegramente la correspondiente canción, su voz aislada de la música que tocaba en directo una orquesta de más de 20 miembros. Para añadirle un toque de autenticidad e historia viva, hay dos coros con los miembros originales junto al guitarrista, pianista, batería y director que le acompañaban en sus giras hasta 1977, todos muy entrados en años, y van alternando imágenes de ellos entonces junto a Elvis, con las del directo sobre el escenario.

Físicamente no llegamos a ver a Elvis, ni reapareció a sus 75 años, pero se le sentía, ¡caray si se le sentía!. El verle en los vídeos de sus conciertos como si estuviera cantando para nosotros en directo, la PASIÓN con la que cantaba cada canción y se desenvolvía por el escenario salvaba el hecho de que hayan pasado ya más de 33 años desde entonces. Más allá del marketing, nuestra emoción era real. Y siendo consciente de mi emoción caí en la cuenta de que lo que estaba viviendo era la obra de una persona que llegó a desarrollar su potencial hasta dar lo mejor de sí mismo como artista, tanto, que 33 años después de su muerte, millones de personas se siguen emocionando con su forma de interpretar  la enorme variedad de canciones (grabó más de 700 canciones) y estilos con los que se atrevió (desde el rock and roll inicial, baladas, gospel, pop, bandas sonoras, etc.). Esto no sucede con la mayoría de los cantantes que se encasillan en un determinado estilo de música cuando triunfan y no amplían su zona de comodidad. Él fue a más, aunque lamentablemente, no lo hizo igual de bien con su vida personal.

Lo que realmente me impresionó es caer en la cuenta de hasta dónde puede llegar una persona que da lo mejor de sí mismo, que aún hoy es capaz de movilizar a miles de fans de un país a otro (este año la gira han sido 14 conciertos por Gran Bretaña, Francia, Holanda y Alemania), y que precisamente, como coaches, éste es nuestro trabajo, ayudar a liberar el poder que cada coachee lleva dentro, ¡qué privilegio y qué hermosa responsabilidad compartida!

Pedro Zuazo
Coach Profesional
Coach Asociado Certificado  nº 10.015
pzuazocoach@lograre.es
www.pzuazocoach.com