swiss replica rolex lovely, helpful, quality.
full drill free diamond painting kitss for adults.

how to get dark marks off a silicone sex dolls?

La “moda” de la Inteligencia Emocional

  • Enviado por: ASESCO

Abrir este artículo con un título como el que lo preside puede que me lleve inmediatamente al patíbulo de los blasfemos por las huestes de los “emocionalistas” que, siendo hoy en día apabullante mayoría, proclamo no les tengo ningún miedo en la defensa también de lo “racionalista”. Por tanto, estoy dispuesto a asumir el riesgo.

A partir de aquí y ante todo debo confesar mi admiración por quienes trataron y todavía tratan de explicar sensata y científicamente aquello que de las personas es más difícil de comprender: la parte del comportamiento humano enraizada en el componente emocional y que seguramente nos distingue como especie singular en el mundo conocido (a partir del particular desarrollo de nuestro neocortex cerebral y del sistema límbico).

Hasta la fecha, todos los estudios sobre las emociones han ido transitando progresivamente desde la determinación de su localización cerebral (Mils-1912 y MacLean-1970, entre los más relevantes) hasta su catalogación básica (Ekman-1983) para llegar finalmente al juego combinatorio intrapersonal e interpersonal que propuso Goleman-1995 en su archifamosa “La Inteligencia Emocional”.

Asimismo, acepto convencidamente que el plano emocional es el que, de todos, más pueda condicionar el resultado de nuestras acciones llegando a ensombrecer muchas de nuestras potencialidades personales y profesionales de no ser gestionado con adecuación.

Aclarado todo esto, también diré que la importancia de una Inteligencia (la Emocional) no puede anular la otra (la Racional), silenciándola hasta el más puro ninguneo. Parece como si, en las dos últimas décadas, la especie humana hubiese perdido de su ADN la capacidad de razonamiento por un azar evolutivo ultraacelerado que nos hubiera llevado a ser entes exclusivamente sentimentales.

No nos engañemos. Lo emocional siempre ha vendido, sigue y seguirá vendiendo y para ello a poco que busquemos nos toparemos con mil ejemplos en la Literatura (“Cumbres Borrascosas”), la Poesía (“Veinte poemas de amor y una canción desesperada”), el Teatro (“La gata sobre el tejado de zinc caliente”), el Musical (“Sonrisas y lágrimas”), la Danza (El lago de los cisnes”), la Opera (“La Boheme”), la cinematografía (“Lo que el viento se llevó”), la Radio (“Elena Francis”) y últimamente la Televisión (“Corazón/es” y otros “de luxe”).

Pues bien, partiendo de esta incuestionable realidad intercontemporánea, en los últimos tiempos se han hecho famosos una pléyade de avispados conferenciantes y articulistas muy “marketineados” que han visto un filón promocional en eso de hablarle a la gente de lo que precisamente (ahora en tiempos difíciles) más quiere escuchar, aunque desgraciadamente en la mayoría de los casos desde un engañoso plano seudoterapeutico de salón.

Reducir el complejo mundo del Desarrollo Personal a la omnicomprensiva gestión de las emociones es uno de los errores que más daño pueden causar a quien eso se crea, pues toda mejora por necesidad siempre requerirá del cambio y este no es posible sin esfuerzo, que evidentemente no es una emoción sino el resultado del convencimiento razonado de un análisis del retorno de una inversión.

La “moda” (en términos estadísticos se define como “lo que más se da”) de la Inteligencia Emocional con seguridad pasará y quedará su verdadera esencia que no es otra que la de compartir honestamente protagonismo con su complementaria, la Inteligencia Racional, pues solo juntas podrán generarnos las claves de eso que todos perseguimos y se llama Felicidad…

Saludos de Antonio J. Alonso

Coach Profesional Certificado nº 10079
667619745

www.alonso-businesscoaching.es
www.blog.alonso-businesscoaching.es