swiss replica rolex lovely, helpful, quality.
full drill free diamond painting kitss for adults.

how to get dark marks off a silicone sex dolls?

¡Fracasa rápido!

  • Enviado por: ASESCO

Quien dijo que los mensajes de afirmación personal siempre debían expresarse en positivo olvidó que lo supuestamente negativo en ocasiones se constituye como el peaje necesario que debemos pagar para alcanzar lo deseado.

Si bien es cierto que el Éxito es lo opuesto al Fracaso esto no significa que aquel no se pueda componer de este, tal y como la evolución del conocimiento humano históricamente nos demuestra y así se ha constituido como método científico de referencia: la “Prueba y Error”.

Fracasar tiene un sentido negativo que solo se justifica cuando los fracasos no derivan en nuevos intentos de éxito modificando cada vez algo del procedimiento desarrollado. Fracasar es un error cuando no incorpora el aleccionamiento de lo que no hay que volver a hacer. Fracasar se constituye en nuestro peor consejero cuando llega a condicionarnos mentalmente hasta el punto de cercenarnos toda la confianza en nuestras posibilidades. Fracasar es vergonzoso cuando no somos capaces de entender la vida como una oportunidad de aprendizaje continuo. Fracasar es un fracaso cuando decidimos excluir para siempre esta palabra de nuestro vocabulario.

El fracaso no es malo de suyo cuando se enmarca en un plan que predeterminadamente lo contempla como algo posible y en ocasiones necesario para avanzar hacia nuestros objetivos. El no llegar a asumir convencidamente que la probabilidad de acertar a la primera es muy menor nos lleva a restringir nuestras intentonas de éxito solo a aquellas en las que este está asegurado, lo que sin duda es el mejor camino para nunca lograr nada (por ejemplo, en España un 64% de los emprendedores no vuelve a intentarlo después de fracasar).

No hay éxito sin fracaso. Y esto es tan así que ya es bien conocido que, en los albores del mercado de la industria informática, los directivos más valorados eran aquellos que provenían de empresas fracasadas pues, en un mundo sin reglas de juego todavía conocidas, saber lo que no se debía volver a hacer ya era toda una garantía de éxito.

En definitiva, si admitimos que en la mayoría de las ocasiones para tener éxito hay que fracasar primero, lo que convendrá entonces es minimizar el tiempo que nos lleven los fracasos. En un mundo en donde el tiempo es el valor más codiciado, la eficiencia en el éxito requiere también abaratar los fracasos por lo que y sin más esperar… ¡Fracasa rápido!.

Saludos de Antonio J. Alonso

Coach Profesional Certificado nº 10079
667619745

www.alonso-businesscoaching.es
www.blog.alonso-businesscoaching.es